domingo, 24 de septiembre de 2023

 

Avances experimentales






      Reconstruí el papel soporte (ahí donde se me ocurrió cutter en mano rebanar un pedazo) con remanentes de papel batik verde.  ¿Quedó bien?, para nada.  La superficie está hundida y el remiendo mal adherido.  Pero como ese tipo de imperfecciones son normales en mis obras no es suficiente para desalentarme.  Agrego pedacitos de partitura en las esquinas para emprolijar esos sectores y gracias a mi dislexia los pego al revés.  Es tan mío ese error que termina resultándome lógico que estén invertidos.  Sigo.





 

        Me dedico a “limpiar” la superficie: a las figuras femeninas y a los angelitos los redibujo con lapiceras de tinta en gel (una total impertinencia reducir a Rubens a un juego de biromes…), y abuso en la inclusión de más cartouches y ornamentaciones varias mientras desaparezco los vestigios de mapas del diseño original.  Al resto lo unifico en un negro mate, para nada definitivo.  Quién sabe que más habré de hacer por ahí.

 

































      Contra mi naturaleza establezco un fondo aceptable antes de incluir la imagen central. Algo irá sobre todo el conjunto, probablemente un retrato, quemado y con muchos huecos para que todo lo trabajado abajo esté arriba y quede como anécdota que fue primero y que después.  Mélange.  Mixtura mestiza.  Lo que hacemos y lo que somos.







 

     Mientras trabajo recuerdo por qué abandoné este tipo de soportes sobre bastidor de madera.  No puedo doblarlos, no los puedo acomodar en la cercanía de mi visión limitada de miope.  Necesito que todo sea más chico y más flexible, yo trabajo acompañando la obra con mi cuerpo, amontonándonos juntas una sobre la otra.  La rigidez de la madera me impone distancia y eso me dificulta la comunicación.  Seguramente volveré pronto a mis papelitos, más íntimos y gratos, aunque luego se vuelvan caros de enmarcar y frágiles para el transporte.  Pero el placer del hacer es lo que manda. 









jueves, 21 de septiembre de 2023

 

      Hay un sector en mi taller donde amontono las obras inconclusas, los trabajos fallidos y mis extraños experimentos inexplicables.  A veces, como me sucedió esta mañana, recupero alguno y me apronto a usarlo como base o como soporte o como parte de algo nuevo por hacer.













     Esta obra inconclusa es muy vieja, de cuando no quemaba el papel sino que lo rasgaba y sacaba pedazos con un cutter, de manera que quedaran huecos a través de los que se colara la pared sobre la que fuera a colgarse.  Un bastidor de madera con papel misionero tensado sobre él.  A mi opinión actual un verdadero espanto.  Debió ser parte de mi serie “Plagaria”, porque replica una parte del Juicio de Paris, de Rubens, y se inicia el trazado de un mapa con un cartouche, así que data del 2000 o 2001.  Ha ido y venido  conmigo en un par de mudanzas.













     Mi primera intención era tapar todo, reconstruir el hueco, y sobre eso trabajar con otros papeles arrancando de cero una nueva composición.  Pero me gustaron algunas líneas, el angelito del extremo me sonrió y decidí usar parte de lo ya hecho y avanzar desde ahí.






      Puede pasar que el espíritu de la inconclusión ya esté impregnado en ese trabajo y, haga lo que haga, esta sea una obra destinada a frustrarse.  Pero de momento ha logrado volver a captar mi atención y nos dedicaremos a ella por un rato.

 












viernes, 15 de septiembre de 2023

 





      Avances.  Tras reconstruir el sector del rostro que no queríamos quemar (pero el fuego siempre hace lo que quiere), seguimos estructurando la composición.  Texto en la parte superior y las alegorías de la Fama y la Historia rodeando el retrato central.

 





















      El brillo del papel base dorado complica no solo el fotografiar la obra sino que su muy baja  adherencia obliga a una base de acrílico mate para luego tratar de dibujar encima, muy despacito para no levantar la pintura. Todo obliga al avance lento y cuidado, a no abusar de las correcciones ni los empastes, a limitarme a lo mínimamente necesario.  Demasiada restricción para mi natural exuberancia.  Pero seguimos.

































martes, 12 de septiembre de 2023

 






      A veces el fuego se nos desbanda y arruina demasiado el boceto original.  Yo quería chamuscar un poco debajo del ojo junto a la nariz, pero el resultado fue perder toda esa parte del rostro.  Para nada era el plan y, probablemente, signifique que este trabajo está arruinado.  Pero igual lo adhiero sobre un soporte de cartulina dorada y espero que seque, a ver si puedo reconstruir dignamente el retrato.  Veremos.






































viernes, 8 de septiembre de 2023

 


The Belle calendrier

mixtura sobre papel intervenido con fuego & papel moneda

44X63 cms.