miércoles, 23 de noviembre de 2022

 









      A las dos y media de la madrugada mis dos valijas (con todas las pequeñas obras de la puesta de la ArtWeekChile2022 debidamente embaladas y documentadas) y yo llegamos a  Ezeiza.  Y aunque el vuelo llegó puntual a las 7, un tráfico indescriptible hizo que desde el aeropuerto de Santiago a la Casona de Santa Rosa de Apoquindo, en Las Condes, tardara casi dos horas.  Así, recién pasadas las 10 y media de la mañana mis valijas y yo empezamos el montaje del stand 76.
























 

       Cuatro horas después más o menos me di por satisfecha.  Las cintas bifaz no sostienen todo lo que deberían y se pegan a los dedos al intentar manipularlas, por lo que acabé con las maños pringosas y manchadas y los nervios destrozados.  Al parecer, el sol va a pegar en mis obras durante la primera parte del día, por lo que tendría que arbitrar un remedio para eso, pero ahora estoy tan cansada que no puedo ni pensar.  Lo lógico sería cubrirlas con una tela o papel oscuro hasta que el sol rote y develarlas cada día cuando ya no corran riesgo, pero mi nivel de agotamiento me dice que por hoy ya está.  Si puedo recuperar algo de fuerzas tal vez mañana me ocupe de ese asunto.  El arte no es para blanditos, pero mis maltrechos pies marcan la agenda, sobre todo si a la inauguración oficial quiero concurrir calzada.













































































lunes, 21 de noviembre de 2022

 



































      Cuenta regresiva definitiva.  Confirmados los aéreos, reservado hospedaje, la obra embalada en dos valijas -una para cabina, la otra para bodega-, catálogos y tarjetas cortados, plegados y seleccionados los más prolijos para tener a mano y distribuir en forma personal y previa,  lo último que chequeamos es la puesta tentativa de las Postalitas con un banner ploteado como eje central:























 

 

       Ante la imposibilidad de clavar en el stand armé rodajas de corcho para sujetar las chinches de las que enganchar los blinder clips que sostendrá cada Postalita.  Veremos si sostiene.






 


 

      Pruebo un orden tentativo para las Chicas Cuadraditas en la pantalla, a fin de evaluar la puesta.  No del todo convencida de que haya variaciones in situ, al menos mitigo la ansiedad previa convenciéndome de que tengo casi todo bajo control.